Los Derechos individuales son fundamentales y no negociables

Los Derechos individuales son fundamentales y no negociables

Parece que hoy en día hemos retrocedido a días de tiranía y reinados de represión, por doquier vemos el uso de la fuerza como medio gubernamental para conseguir cambios sociales ajenos a las verdaderas necesidades del pueblo y pisoteando sin compasión la revolución civil proclamada en el 68, porque esa revolución que fue proclamada mayormente por jóvenes no tiene eco en nuestras mentes manipuladas e idiotizadas por los medios (Los jóvenes son el futuro).
Cualquier persona que está a favor de la revolución del 68 sabe que la gestión del gobierno nunca puede estar por encima de la individualidad de las personas o terminaremos siendo meros instrumentos del poder. La realidad singular no puede ser desconocida por nadie, los individuos con nuestras particularidades y características propias damos rostro a la humanidad, un rostro pluricultural y diverso que no puede perder su identidad a manos del autoritarismo y el radicalismo. No hace falta sino girar un poco la cabeza a atrás y mirar la segunda guerra mundial para comprobar este hecho.
No nos dejemos confundir al cambiar el nombre de derechos individuales por derechos civiles, ya que justamente estos derechos (los individuales) están para proteger a los individuos de sociedades civiles inescrupulosas y que cada vez abarcan más ciudades y países mediante el fenómeno de la globalización, no podemos dejar perder lo que por siglos los progresistas han defendido y que en muchos casos han dado la misma vida o la libertad para conseguirlo.
Esto es un hecho: el simple acto de nacer nos da derechos inherentes como lo son:
1. Todos los seres humanos nacen libres e iguales.
2. Todas las personas tienen los derechos proclamados en esta carta.
3. Todo individuo tiene derecho a la vida, la libertad y la seguridad.
4. Nadie será sometido a esclavitud ni a servidumbre.
5. Nadie será sometido a penas, torturas ni tratos crueles o inhumanos.
6. Todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica.
7. Todos tienen derecho a la protección contra la discriminación.
8. Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo ante los tribunales.
9. Nadie podrá ser detenido, desterrado ni preso arbitrariamente.
10. Toda persona tiene derecho a un tribunal independiente e imparcial.
11. Toda persona tiene derecho a la presunción de inocencia y a penas justas.
12. Toda persona tiene derecho a la privacidad, la honra y la reputación.
13. Toda persona tiene derecho a la libre circulación y a elegir libremente su residencia.
14. Toda persona tiene derecho al asilo en cualquier país.
15. Toda persona tiene derecho a una nacionalidad y a cambiar de nacionalidad.
16. Todos los individuos tienen derecho a un matrimonio libre y a la protección de la familia.
17. Toda persona tiene derecho a la propiedad individual o colectiva.
18. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión.
19. Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión.
20. Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y asociación.
21. Toda persona tiene derecho a participar, directa o indirectamente, en el gobierno de su país.
22. Toda persona tiene derecho a la seguridad social.
23. Toda persona tiene derecho al trabajo y la protección contra el desempleo.
24. Toda persona tiene derecho al descanso y al disfrute del tiempo libre.
25. Toda persona tiene derecho al bienestar: alimentación, vivienda, asistencia médica, vestido y otros servicios sociales básicos.
26. Toda persona tiene derecho a la educación y al libre desarrollo de la personalidad.
27. Toda persona tiene derecho a tomar parte en la vida cultural de su comunidad.
28. Toda persona tiene derecho a un orden social que garantice los derechos de esta carta.
29. Toda persona tiene deberes con respecto a su comunidad.
30. Nada de esta carta podrá usarse para suprimir cualquiera de los derechos.
No dejemos que pisoteen nuestros derechos, y menos dejemos que se pierda todo lo conseguido hasta ahora, no podemos entrar en una fase de oscurantismo, tal y como paso en la edad media, estos derechos expuestos anteriormente fueron proclamados en las Naciones Unidas y son reflejo de nuestra historia, por favor no olvidemos de donde venimos y nuestra condición de seres humanos, ¡basta ya! de tolerar monopolios y regímenes represivos, tenemos que ser conscientes que el gobierno no nos dará la solución porque éste es el verdadero problema.
Autor: Carlos Niño

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *